Freedom Road Socialist Organization

La Introdución del Proyecto Izquierda Latina

Photo credit: Tina Modotti

Organización Socialista Camino para la Libertad anuncia el lanzamiento de una nueva iniciativa, Proyecto Izquierda Latina / Latin@ Left Project.

En colaboración con amigas/os de México, como MORENA, este proyecto publicará artículos que ofrecen información y análisis de izquierda en español e inglés que hablan del interés de las/los latinas/os progresistas en los movimientos críticos de liberación y autodeterminación en los Estados Unidos y América Latina, particularmente en México. El Camino para la Libertad cree que la resistencia a lo que algunas/os llaman “la Nueva Confederación” ahora en el poder – que es una formación política de extrema derecha que pretende enriquecer a las/los pocas/os a expensas de las/los muchas/os, desmantelar las estructuras democráticas y usar el racismo para dividir la clase trabajadora – es la primera orden del día. Es imperativo defender a las/los inmigrantes y sus familias, promover la unidad de todas las fuerzas que se oponen a la supremacía blanca y al imperialismo, construir frentes unidos y reconstruir una fuerte izquierda latina en este nuevo período.

En vista de la agenda racista, xenófoba y misógina del presidente Donald Trump y del clima político cada vez más peligroso, esperamos que este proyecto contribuya a la discusión sobre estrategias de resistencia y apoyo mutuo. La embestida de la legislación represiva y de las amenazas de Trump y de su partido, que pronto será promulgada, ha puesto a las personas pobres y trabajadoras, así como a las clases medias de Estados Unidos y del mundo, tanto a la defensiva como a la ofensiva. La gente está montando acciones defensivas contra las directivas autocráticas de Trump que destruyen los derechos democráticos y humanos. El capitalismo neoliberal promovido por el Partido Demócrata aumentó la pobreza y la desigualdad en el continente y más allá, pero Trump es aún más peligroso. Él ha dado luz verde a las fuerzas sociales en este país que piensan que White Makes Right, y que Dios le concedió al “Manifest Destiny” de Estados Unidos que ejerza dominio sobre todas las Américas. Los pueblos de América Latina y los de Estados Unidos deben estar unidos estratégicamente, ya que ejercen presión desde dentro y fuera de los Estados Unidos.

La victoria de Trump también ha desencadenado una acciones ofensivas masivas. La gente de color y las mujeres se están levantándose. Más que cualquier otra presencia en el campo de lucha, el movimiento Black Lives Matter (BLM) ha dado una sensación de poder y posibilidad a millones de afroamericanas/os, la mayoría de las/los jóvenes negras/os. No es un fenómeno nuevo que latinas/os y otros pueblos de color tomen inspiración de la BLM. En los años sesenta y setenta, las/los activistas chicana/o, puertorriqueña/o y otras/os activistas latinas/os se cruzaron con el Movimiento de la Libertad Negra y lo consideraron un modelo para construir sus propios movimientos y organizaciones. De hecho, en ese período, varias organizaciones socialistas, cuya composición era multinacional o nacionalista, modelaron sus programas sobre los del Partido de las Panteras Negras. Como la solidaridad con Cuba y Vietnam fue un sello distintivo para las/los revolucionarias/os latinoamericanas/os, las revoluciones socialistas en Asia, África y América Latina fueron poderosas inspiraciones para activistas de todas las nacionalidades de los Estados Unidos. Debido a que Trump tiene el objetivo declarado de “Hacer a Estados Unidos (blanco) de Nuevo”, el liderazgo de la gente de color radical y consciente de clase es central para la derrota del Trumpismo y hasta el fin del capitalismo.

En el actual período de crisis y oportunidad, la Organización Socialista del Camino para la Libertad trabajará para construir movimientos transfronterizos, liderados por la clase obrera latina, informados por el análisis socialista, en alianza con otros pueblos de color y blancas/os progresistas. Como socialistas e internacionalistas, decimos:

¡NO SE RAJE!
¡SI SE PUEDE!