Freedom Road Socialist Organization

Declaración de la Unidad sobre Racismo, Opresión Nacional, Autodeterminación

Declaración de la Unidad sobre Racismo, Opresión Nacional, Autodeterminación, y Estrategia para el Socialismo en Estados Unidos

Nuestra Declaración de la Unidad sobre la opresión racial y nacional es una de las principales posiciones que demarcan el Camino de la Libertad de gran parte del resto de la izquierda socialista. Entendemos que el racismo está entretejido en el ADN del capitalismo de los Estados Unidos y que la clase trabajadora no pondrá efectivamente en tela de juicio al capitalismo sin desmantelar el racismo. Por lo tanto, no hemos separado la lucha por la equidad y la justicia para las personas de color de la lucha de clases más amplia. El eslogan común “blanco y negro, unir y combatir” no aborda el grave daño reservado a la gente de las nacionalidades oprimidas -y la gente negra en particular-, así como el papel central de la supremacía blanca en mantener el gobierno capitalista sobre toda la clase trabajadora. Nuestros principios construyen un apoyo para nuestro trabajo entre personas de color y comprometen a l@s trabajador@s blanc@s en un diálogo y acción significativa para ganarlos a construir un movimiento obrero multinacional, una tarea revolucionaria que sólo puede lograrse abordando intencionalmente la opresión especial de los trabajadores de color Así como la estructura profunda del privilegio blanco.

Puntos de unidad

  • El capitalismo estadounidense no puede ser derribado sin destruir sus bases racistas. Los Estados Unidos es un estado de colonos europeos y su forma de capitalismo se basa en la destrucción de las naciones indias americanas y la esclavización de la gente de África.
  • Defendemos el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos de color que han sido racializados y tratados brutalmente, injustamente y injustamente por el estado supremacista blanco de los Estados Unidos.
  • Hay naciones tanto dentro de los límites de los Estados Unidos como en sus territorios cuya tierra ha sido usurpada (nativ@s american@s, chican@s, hawaian@s, nativ@s de Alaska, puertorriqueñ@s y los pueblos indígenas de Samoa, Islas Vírgenes y Guam). El robo de las tierras de l@s indi@s americanos en particular fue el “pecado original”; la tierra debía proveer las materias primas para el desarrollo capitalista.
  • Consideramos a los afroamericanos como una “nación”, es decir, un pueblo distinto de todos los demás, unidos en la Zona Negra del Sur a lo largo de siglos de opresión sistemática, brutal y constante, y su resistencia al sistema de esclavitud. El robo de su trabajo y su humanidad es la segunda base de la economía de los Estados Unidos.
  • El pueblo chicano-mexicano en el suroeste y California es una nación oprimida.
  • L@s inmigrantes y refugiados del Sur global – Asia, África, América del Sur y Central – también se enfrentan a la pena de raza; Apoyamos las demandas de estas minorías nacionales por la plena igualdad y por el control de sus propias comunidades.
  • L@s trabajador@s blanc@s también están oprimid@s bajo el capitalismo y pueden rechazar los privilegios blancos a favor de construir un movimiento obrero, fuerte y unido, multinacional.
  • Los movimientos de la gente de nacionalidad oprimida incluyen gente de todas las clases, pero efectúan el cambio más profundo cuando son dirigidos por l@s trabajador#s y cuando abordan los problemas que enfrentan l@s trabajador@s.
  • Dentro de los movimientos por la justicia racial, el liderazgo y las cuestiones que enfrentan las personas oprimidas de género deben estar en primer plano para lograr una transformación social verdaderamente equitativa.
  • El imperialismo está inextricablemente ligado a la supremacía blanca. Apoyamos a los pueblos del Sur global en su lucha por la autodeterminación y la cohesión económica.
  • Nuestra estrategia para la revolución socialista es construir y unir el movimiento obrero multinacional, los movimientos multi-clase de naciones / nacionalidades oprimidas y las luchas Para la autodeterminación comunitaria de los del Sur global contra la clase capitalista racista blanca patriarcal. La lucha para eliminar el racismo y la opresión nacional es inseparable de nuestra lucha por el socialismo.
  • Nuestra visión es de un país socialista multirracial unido.
  1. El capitalismo estadounidense no puede ser derribado sin destruir sus bases racistas. Los Estados Unidos son un estado de colonos europeos y su forma de capitalismo se basa en la destrucción de las naciones indias americanas y la esclavización de la gente de África.

1.1 Todo sistema capitalista es único en su desarrollo histórico en un país determinado. Dado que el capitalismo estadounidense es el pivote del sistema capitalista e imperialista mundial, l@s revolucionari@s en los Estados Unidos tienen la responsabilidad especial de comprender su historia y dinámica para desarrollar la estrategia correcta para hacer crecer los movimientos sociales y construir instrumentos políticos que puedan finalmente trascender al capitalismo y al capitalismo y construir el socialismo. El desarrollo capitalista estadounidense no empezó, como en Europa, a convertir a su propio campesinado en obrero. Tampoco fue un caso en el que una población existente fue colonizada. Más bien, Estados Unidos es un estado colonizador que comenzó como colonia británica con l@s inmigrantes voluntari@s en busca de un nuevo lugar para poner raíces y vivir vidas independientes.

1.2 El desarrollo del capitalismo estadounidense tuvo dos fuentes de refuerzo y superposición. Los colonos no llegaron a una tierra vacía. La primera dinámica fue la conquista, el genocidio y la desposesión de las naciones indias americanas. Lo que ahora es el Suroeste, un tercio de los Estados Unidos, fue anexado después de derrotar a México en una guerra falsificada. La segunda fuente fue la importación forzada y violenta y la esclavitud de gente de varios países africanos. La economía de la plantación construida sobre la esclavitud no era ni un modo de producción que fuera una aberración del capitalismo ni un modo de producción que fuera anticuado por el capitalismo. La explotación de las personas de color es inseparable del desarrollo capitalista de los Estados Unidos. El capitalismo estadounidense contemporáneo todavía está unido por instituciones, leyes, tradiciones y prácticas culturales que mantienen la dominación y el dominio blancos.

1.3 La “raza” es una construcción que fue inventada conscientemente por los capitalistas blancos para impulsar una cuña en la clase obrera. El racismo, la institución sistémica de los diferenciales económicos y sociales entre blancos y no blancos, ha frustrado efectivamente el desarrollo de un movimiento obrero de los Estados Unidos.

1.4 El dominio de la supremacía blanca, como el propio capitalismo, cambia para satisfacer nuevas condiciones históricas, manteniendo así la superioridad blanca como base ideológica del capitalismo estadounidense. Cuando se logra una victoria en la reforma, como la legislación de derechos civiles, y a pesar de los cambios demográficos, la jerarquía racial se sustenta a través de dos mecanismos principales. Uno es el efecto acumulativo de las políticas pasadas (como subsidiar la propiedad de la vivienda sólo para los blancos), y el segundo es la invención de nuevas estructuras de dominación blanca (como el encarcelamiento como el New Jim Crow). Estas políticas y prácticas racistas se aplican a través del poder armado del estado.

1.5 Este análisis del capitalismo estadounidense significa que nuestros esfuerzos para desafiar efectivamente el capitalismo de los Estados Unidos, eliminarlo y construir una sociedad socialista son inseparables de poner fin a la opresión racial y nacional y al sistema de privilegio blanco que lo sostiene.

  1. Defendemos el derecho a la autodeterminación para todos los pueblos de color que han sido racializados y tratados brutalmente, e injustamente por el estado supremacista blanco de los Estados Unidos.

2.1 La autodeterminación es el derecho de una población oprimida a determinar la naturaleza de su relación con un Estado opresor. Es una lucha por el poder político, y la capacidad de decidir su propio futuro.

2.2 Estas luchas serán diferentes para las diferentes comunidades. Para las naciones dentro del estado estadounidense, la autodeterminación significa el derecho a elegir sus propios líderes y formas de gobierno.  Esto podría significar una variedad de formas de autogobierno, hasta e incluyendo la secesión de los Estados Unidos. Para otros, como las poblaciones de inmigrantes recién llegad@s que buscan igualdad y oportunidades, la autodeterminación significa (entre otras cosas) el control local sobre sus propios vecindarios, la equidad con l@s blanc@s, y el uso de sus idiomas y culturas.

  1. Hay naciones dentro de los límites de los Estados Unidos y en sus territorios cuya tierra ha sido usurpada (incluidas las naciones indias americanas, chicana, hawaiana, nativ@s de Alaska, puertorriqueñ@s y los pueblos indígenas de Samoa, Islas Vírgenes y Guam). El robo de las tierras indígenas norteamericanas en particular fue el “pecado original”; la tierra debía proveer las materias primas para el desarrollo capitalista.

3.1 Como un estado colonizador, el capitalismo estadounidense comenzó con la conquista, el genocidio y la desposesión de las naciones indígenas americanas primero en el Este y luego de costa a costa. L@s indi@s american@s eran reconocid@s por los colonos como naciones con sus propios gobiernos, y los tratados se hacían nación a nación, gobierno a gobierno. Sin embargo, a medida que llegaban los colonos blancos, se necesitaba más tierra. El gobierno de Estados Unidos rompió los Tratados, y l@s indios american@s perdieron sus tierras, sus hombres, mujeres y niños fueron cazad@s y asesinad@s, su modo de vida destruido. L@s que sobrevivieron podían vivir en tierras de “reserva” con una soberanía limitada; en diferentes épocas de la historia, a las naciones indígenas americanas les fue negado el derecho al autogobierno, a proteger a sus propias familias, a vivir con la tierra en común de la tribu no repartida en parcelas privadas, a verse como parte de la naturaleza, a tener sociedades matrilineales que les daba a las mujeres el poder de seleccionar jefes tribales, vivir vidas nómadas … cada tribu tiene su propia lista de ofensas cometidas en su contra. L@s revolucionari@s estadounidenses tienen la responsabilidad especial de abordar esta historia y la pobreza contemporánea, el trauma y la desigualdad que es su legado.

3.2 Hawaii era una nación mundialmente reconocida con socios comerciales en todo el mundo. Fue tomada en un golpe de Estado por empresarios agrícolas de los Estados Unidos; incluso el gobierno de los Estados Unidos sostuvo inicialmente que era una toma ilegal. Sin embargo, los intereses capitalistas ganaron. Mientras que l@s nativ@s hawaian@s no están plenamente unid@s en lo que la soberanía significaría hoy, l@s revolucionari@s apoyamos sus esfuerzos y proceso de reparación.

3.3 Según los Estados Unidos, Puerto Rico es un “territorio”, pero como sigue bajo el dominio de los Estados Unidos, sigue cumpliendo los criterios de una colonia. Como en todas las luchas nacionales, ha habido varias opciones para la autodeterminación, incluyendo la formación de un estado o la independencia. Apoyamos todos los esfuerzos para poner fin a la militarización y aumentar el poder de Puerto Rico sobre su propio destino. Hay más puertorriqueñ@s en los Estados Unidos que en la isla de Puerto Rico, y l@s puertorriqueñ@s tienen una rica historia de lucha tanto por una mayor autodeterminación por su patria como por las comunidades en las que se concentran fuera de la isla.

  1. Consideramos a l@s afroamerican@s como una “nación”. Es decir, un pueblo distinto de todos los demás, unidos en la Zona Negra en el Sur a lo largo de siglos de constante, brutal, sistemática opresión y su resisten una base de la economía de los Estados Unidos.

4.1 La segunda fuente que distingue el desarrollo del capitalismo estadounidense es el robo de la labor de los pueblos de África – y no sólo su labor, sino su propia humanidad. L@s african@s se convirtieron en mercancías, importadas y esclavizadas, proporcionando la mano de obra necesaria para impulsar la economía de los Estados Unidos en la tierra robada a l@s indios american@s. El capitalismo siempre comienza con la “acumulación primitiva”, también conocida como robo: la apropiación de recursos ajenos por medios violentos.

4.2 Una identidad negra, el sentir de ser un pueblo, se formó cuando l@s african@s de diversas sociedades formaron vínculos y consciencia comunes durante varios siglos de esclavitud en los Estados Unidos, trabajando principalmente en plantaciones en el Sur. Esa identidad está arraigada en la experiencia compartida de la esclavitud, de ser reducid@s a posesiones, la tortura, el terror – y la resistencia a ese sistema. Cuando el comercio de esclavos fue prohibido en Europa en 1810, las mujeres esclavizadas se convirtieron en más que obreras y trabajadoras sexuales; se convirtieron en unidades de producción, forzadas a producir riqueza en forma de hijas e hijos, que se deshumanizaban en mercancías con valor monetario. Las huellas de un pasado africano son también parte de la identidad afroamericana en términos de cultura: danza, rituales, cocina y espiritualidad. Esta identidad se forjó en la Zona Negra del Sur, donde los esclavos ascendían a 4 millones de personas antes de la Guerra Civil, constituían un tercio de la población y proporcionaban mano de obra en las plantaciones de algodón que alimentaban la economía no sólo del Sur, sino en todo Estados Unidos. Hoy en día l@s negr@s en los Estados Unidos no se identifican con ninguna nacionalidad africana, ni pueden identificarse como estadounidenses blancos. Consideramos a l@s afroamerican@s como miembros de una “nación oprimida” dentro de los Estados Unidos. Usamos “nación” para significar “un pueblo distinto de todos los demás”.

4.3 La historia del proceso de racialización de l@s indi@s american@s, african@s, asiátic@s y latin@s no ha sido la misma para tod@s ni se han utilizado los mismos instrumentos de subordinación en todos los casos. La mayoría de l@s progresistas llaman a las estructuras de desigualdad “racismo”. OSCL está de acuerdo en que el racismo afecta a tod@s aquell@s cuya ascendencia no es europea y que su estructura de poder blanco les asigna su lugar en la jerarquía económica y social en base a sus características físicas. Sin embargo, nos parece útil diferenciar entre el racismo en general y la gravedad, duración y calidad de la opresión practicada en los pueblos indígenas y afroamericanos. La autodeterminación para una nación incluye más opciones que para otras poblaciones de color.

4.4 Los cambios demográficos en el Sur, el número de afroamericana@s que se han movido hacia el Norte y el Oeste, la afluencia de nuev@s inmigrantes negr@s, el aumento de l@s que tienen múltiples auto-identificaciones raciales / étnicas, no ha cambiado el sentido de l@s afroamerican@s de sí mismos como pueblo. Más bien, l@s recién llegad@s llegan a identificarse como afroamericana@s dentro de una generación. Cuando se dice, “Black Lives Matter”, tod@s sabemos si eso se refiere a nosotr@s o no. El continuo racismo anti-negro, el continuo desprecio de l@s vidas de gente negra, alimenta esta constante construcción del pueblo / nación afro-americana.

4.5 El Sur tiene una importancia estratégica crítica para la transformación de la sociedad; no sólo sigue siendo los cimientos de la supremacía blanca, sino que está dirigiendo una exitosa marcha para instituir una Nueva Confederación en el Sur, encogiéndose en los obstáculos de la justicia racial y obrera. Nuevos ataques contra las personas y los derechos de l@s afroamerican@s y apelando a las inclinaciones más ignorantes de su ciudadanía blanca, los líderes del sur utilizan la raza como un argumento para las políticas económicas neoliberales. No es casualidad que el Sur tenga los derechos de l@s trabajador@s más débiles en la nación. El Sur es el hogar de fuerzas sociales críticas para la transformación de la sociedad: la nación afroamericana, las naciones indígenas, una creciente población latina y la población obrera más pobre de los Estados Unidos. Organizar el Sur es fundamental para lograr avances en la derrota de la supremacía blanca capitalista.

4.6 La lucha de l@s afroamerican@s por la justicia está surgiendo. La gente de una nueva generación está presionando contra la criminalización de una nueva generación de jóvenes negr@s. Personas de género oprimidas han tomado el liderazgo, y han ampliado con éxito la lucha para incluir la justicia de género. Debido a la presencia de vertederos tóxicos en las comunidades negras, l@s negr@s están dirigiendo el movimiento por la justicia ambiental. Estas luchas que desafían la jerarquía racial, económica, política y social golpean el corazón del capitalismo de los Estados Unidos: la lucha por la igualdad racial es revolucionaria y impulsará a los Estados Unidos hacia una política transformadora.

4.7 Hace pocos años, la idea de las reparaciones monetarias y otras indemnizaciones por crímenes cometidos contra l@s afroamerican@s durante la esclavitud era una idea marginal que poc@s tomaban en serio. Eso ha cambiado. La Conferencia Mundial contra el Racismo, que se celebró por primera vez en 2001, planteó la cuestión de la indemnización por la esclavitud y fue fundamental para lograr que las Naciones Unidas adoptaran una postura: las pruebas son claras de que l@s negr@s que sufrieron durante la larga noche de esclavitud no serán integrad@s en la economía global de hoy sin reparaciones. Incluso si a l@s afroamerican@s se les dieran derechos iguales y oportunidades a partir de ahora, el diferencial racial permanecería. Entendemos que se necesita un compromiso sustantivo con las reparaciones para mitigar las desigualdades brutales que se han transmitido de generación en generación para asegurar los recursos necesarios para un desarrollo pleno e igualitario.

4.8 La autodeterminación de l@s afroamerican@s significa el empoderamiento de la comunidad, el control de sus propias vidas, sus propias comunidades y su propia gente, en cualquier parte del país en que viven. Los Estados Unidos está tan segregado como siempre, y las comunidades negras intencionalmente creadas han sido subdesarrolladas. En este período, nuestra tarea es encontrar los procesos (tales como las Asambleas Populares, no sólo los derechos de voto) y las demandas (como el pleno empleo, no sólo la capacitación laboral) que no sólo mejoran la vida de las personas, sino que representan pasos hacia la derrota del dominio capitalista.

4.9 Mientras que la mayoría de l@s afroamerican@s quieren la misma posición social y oportunidades dentro del país que l@s blanc@s, durante 200 años han habido líderes que han determinado que eso no es una meta alcanzable, y que formar una nación independiente o región autónoma es la única manera de “liberarse”. Ese debate ha sido un tema dentro del movimiento negro, que está creciendo y cayendo en diferentes momentos históricos. Si bien no está actualmente en la mesa, si llega una vez más cuando el pueblo afroamericano siente que luchar para “liberarse” dentro de los límites de los Estados Unidos es imposible, respetaríamos su demanda de separación y argumentaríamos que existe una base para forjar un territorio autogobernado afroamericano en la Zona Negra del Sur. El último censo de 2010 muestra un retorno de l@s negr@s al sur, de modo que ahora constituyen el 57% de la población, el porcentaje más alto desde 1960. La intensidad, la estrategia y el momento del movimiento de liberación negra no pueden confiar en la unidad y la preparación de todos los componentes del movimiento multinacional que nos esforzamos por construir. La última forma de autodeterminación es la secesión, que es un derecho de las naciones oprimidas de todo el mundo.

  1. El pueblo chicano-mexicano en el suroeste y California es una nación oprimida.

5.1 Afirmamos nuestra posición de que el pueblo chicano-mexicano en el suroeste y California es una nación oprimida. Tiene raíces históricas en esas áreas durante 500 años. Después de la anexión militar estadounidense de estos territorios en la década de 1840, el pueblo chicano-mexicano se forjó en una nueva nación: ninguna de las naciones dominadas por los anglo-europeos ni parte de la nación mexicana en desarrollo. Como pueblo oprimido, el pueblo chicano mexicano tiene derecho a la autodeterminación, es decir, el derecho a decidir libremente y sin coerción su futuro nacional, ya sea federarse con Estados Unidos como región autónoma, convertirse en un Estado independiente, o incluso para reunirse con México.

5.2 Reconocemos que en las últimas décadas se ha producido una migración masiva de mexican@s a los Estados Unidos, principalmente hacia el suroeste y California, pero también hacia otras regiones del país. Estas nuevas oleadas migratorias no han eliminado los derechos nacionales del pueblo chicano / mexicano e incluso han reforzado su pretensión de autodeterminación (aumentando enormemente la población de la nación, fortaleciendo el uso común del español, reforzando su cultura en general, etc.)

5.3 Est@s nuev@s migrantes son en gran parte “asimilad@s” en todas las estructuras existentes de opresión chicana establecidas después de la conquista militar de Estados Unidos. Al igual que las generaciones anteriores, sufren de los pésimos ingresos y una desigualdad profunda en comparación con l@s blanc@s, se segregan en las viviendas más pobres y en las escuelas más pobres, sufren el racismo ambiental y la represión constante y brutal por parte de la policía y grupos racistas y particulares. Por los prejuicios sociales y las sanciones económicas, ell@s no tienen la libertad de hablar su propio idioma ni expresar su cultura. Millones de indocumentad@s de esta población sufren una superexplotación extrema a medida que l@s trabajador@s y la represión de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y de las Agencias de Inmigración de Estados Unidos. Han sido deportad@s, familias separadas, niñ@s encarcelad@s y el tejido económico de comunidades totalmente arruinadas. La lucha por el pueblo chicano / mexicano es por sus derechos nacionales – el derecho a la tierra, al autogobierno y al control de su economía.

5.4 OSCL sigue defendiendo y luchando por esos derechos, para verlo como una parte central e inseparable de nuestra estrategia revolucionaria y como un elemento indispensable de nuestra visión del socialismo en Estados Unidos.

5.5 La frontera es una línea política artificial que separa familias y pueblos. Apoyamos el libre movimiento a través de la frontera, lo que significa cambiar la política de inmigración, poner fin a los programas de “trabajadores huéspedes” y la brutal patrulla fronteriza, el encarcelamiento y la separación familiar a través de las deportaciones.

  1. L@s inmigrantes y refugiados del Sur global – Asia, África, América del Sur y Central – también se enfrentan a la pena de raza. Apoyamos las demandas de estas minorías nacionales por la plena igualdad y por el control de sus propias comunidades.

6.1 La consolidación del proyecto capitalista de los Estados Unidos después de la conquista y la esclavitud se logró en gran medida a través de la super-explotación y labor de l@s trabajador@s chin@s, japoneses y filipin@s, chican@s y mexican@s.

6.2 L@s inmigrantes voluntari@s del Sur global han estado llegando a los Estados Unidos como trabajador@s y colonos desde principios de 1800, sin saber que su subordinación a los blancos sería una condición permanente. Además, las políticas racistas de inmigración y naturalización limitaron severamente su número. La población de no europe@s, que crece rápidamente, es relativamente nueva, ya que las cuotas de inmigración se expandieron en los años sesenta, y desde que l@s refugiad@s empezaron a ser aceptad@s en los años setenta. Son minorías nacionales, que quieren lo mismo que l@s inmigrantes europe@s: la oportunidad de experimentar una vida mejor.

6.3 Con las diferencias en función de su país de origen y las razones por las que se les permitió la entrada (¡si lo fuera!), l@s inmigrantes se enfrentan a la negación de la ciudadanía, la discriminación, el acoso, la deportación, la desintegración de familias, perfiles, encarcelamiento y otras estructuras diseñadas para mantener el dominio blanco. Esto demuestra que los Estados Unidos se preservan como una nación para los blancos, no como una “nación de inmigrantes”. Las luchas contra estas políticas y prácticas por parte del movimiento de los derechos de l@s inmigrantes desafían a la supremacía blanca.

6.4 L@s inmigrantes y refugiad@s que llegan a los Estados Unidos desde el Sur Global tienen relaciones diferentes con el imperialismo estadounidense y el capitalismo y han sido racializad@ de manera diferente, dependiendo de cuándo llegaban y por qué. Al principio de la historia de los Estados Unidos, por ejemplo, l@s inmigrantes chin@s, japoneses, corean@s, y gente del sur de Asia fueron excluid@s específicamente de la ciudadanía (y las mujeres chinas se les negó la entrada por completo, excepto como prostitutas). En el siglo XIX, l@s inmigrantes de Asia se les prohibió la entrada a los EE.UU. (a partir de 1882 con la Ley de Exclusión de China). Por estas razones, la población de l@s asiátic@s permaneció pequeña hasta la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965 que finalmente permitió la entrada de países distintos de Europa.

6.5 En los años sesenta se vio la primera articulación de una categoría de identificación y categoría racial “asiático-americana”, en respuesta e inspirada por el Movimiento por los Derechos Civiles. Solo algun@s asiátic@s en América se identifican como “americanos asiáticos” puesto que much@s todavía se identifican con su país de origen. En la década de 1980, esa identificación fue desafiada / ampliada con la afluencia de casi un millón de refugiad@s de Vietnam, Camboya y Laos, huyendo de las secuelas de la agresión imperialista estadounidense. Hoy en día, el “asiático-americano” rúbrica sigue siendo un espacio disputado. Much@s asiátic@s del sur, isleñ@s pacífic@s, asiátic@s del sudeste, y filipin@s cuestionan si encajan este marco político. L@s asiátic@s siguen siendo una población en gran parte inmigrante, con diferencias de clase entre diferentes nacionalidades; Las organizaciones siguen siendo en su mayoría nacional, y las organizaciones pan-asiáticas son todavía pocas. Enfrentando el racismo, el odio del Estado y la violencia, en las comunidades con poblaciones mayoritarias de una nacionalidad asiática, trabajamos por la autodeterminación, lo que significa control local sobre los recursos, el desarrollo y la cultura. Dondequiera que vivan l@s asiátic@s, apoyamos las demandas de libertad de la violencia y la vigilancia, y de igualdad de oportunidades económicas y sociales.

6.6 Latino/latina es un término genérico para personas de países hispanohablantes, incluyendo México, América del Sur y Centroamérica y algunos países del Caribe. Los acuerdos comerciales neoliberales con México llevaron al empobrecimiento de l@s trabajador@s mexican@s y su desesperado intento de venir a los Estados Unidos para buscar trabajo; las actuales luchas fronterizas demuestran con violencia la alianza del gobierno con la agroindustria. La inmigración de Centroamérica aumentó significativamente después de 1990, con much@s huyendo de la pobreza y la persecución política. Los Estados Unidos empeoró su difícil situación al apoyar dictadores derechistas que mantenían amistades con los intereses empresariales estadounidenses. La explotación de la mano de obra latina es esencial para los beneficios no sólo en la agricultura, sino en la industria de la hospitalidad, la industria de la confección, y en las industrias del cuidado y trabajo doméstico. Para todos l@s latin@s, con todos los obstáculos en el camino a la ciudadanía – la frontera es sólo el primer obstáculo – es imposible abrir puertas en la economía. Nos unimos a las luchas por las fronteras abiertas, el fin de los programas de trabajador@s “invitad@s”, la suspensión de la criminalización de l@s migrantes y las deportaciones que separan a las familias, los derechos lingüísticos y un camino hacia la ciudadanía para quienes han trabajado en las sombras para producir beneficios para los capitalistas estadounidenses.

6.7 Entre los años setenta y los noventa, l@s refugiad@s del sudeste de Asia fueron objeto de ataques y se les hicieron chivos expiatorios para diversas políticas domésticas (desde el bienestar hasta la vigilancia policial). El objetivo cambió después del 9/11/2001. El orientalismo y la islamofobia (hostilidad hacia l@s musulmanes como categoría racializada) se ha desarrollado para justificar las intervenciones militares en el extranjero, desde el “cambio de régimen” hasta los ataques con drones. A nivel nacional, se ha utilizado para justificar el estado de vigilancia y detenciones ilegales de árabes, african@s, asiátic@s del sur, musulmanes y cualquier persona que “parezca” musulmán. Organizaciones de derechos civiles han reportado casos de vigilancia estatal de mezquitas y la coerción estatal de los musulmanes para convertirse en informantes del FBI y represalias si se niegan. Much@s musulmanes árabes no ciudadan@s se encontraron en detención indefinida en Guantánamo por “sospecha” de lazos terroristas. El sentimiento anti-refugiado para l@s sirios y otr@s musulmanes ha sido inflamado por los políticos de derecha. Apoyamos la aceptación de los refugiad@s musulmanes y la inclusión de tod@s l@s musulmanes en la sociedad estadounidense.

  1. Si bien l@s trabajador@s blanc@s tienen ventajas relativas, estos privilegios no alteran el hecho fundamental de su explotación y su falta de poder colectivo. Pueden ser persuadid@s a oponerse al privilegio blanco ya desmantelar la supremacía blanca de la opresión nacional, porque “dividimos caemos”.

7.1 L@s trabajador@s blanc@s son oprimid@s como trabajador@s, pero tienen privilegios de raza (diferencias en su calidad económico y social de las personas de color, es decir, mayores tasas de empleo y promoción, mejor acceso a los servicios gubernamentales) que han conducido a su identificación con otr@s blanc@s que otr@s trabajador@s. El trabajo de OSCL en el movimiento obrero es persuadir a l@s trabajador@s blanc@s a practicar la solidaridad de clase. Reconocemos tres estratos: primero, un pequeño porcentaje de trabajador@s blanc@s que son combatientes conscientes de la clase. Segundo, la abrumadora mayoría que acepta pasivamente el sistema de privilegio blanco. Y tercero, un pequeño porcentaje que busca activamente extender el privilegio blanco.

7.2 Los movimientos de l@s trabajador@s blanc@s para mejorar sus propios salarios y condiciones de trabajo han excluido históricamente a l@s trabajador@s de color, incluyendo la no organización de las ocupaciones de bajos salarios de las personas de color como l@s trabajadores domésticos y los trabajadores agrícolas. Cuando los trabajador@s de color son miembros de un sindicato, l@s líderes blanc@s todavía no han logrado incluirlos de manera significativa. Es decir, no luchar para abrir todos los puestos de trabajo a l@s trabajador@s de todas las razas y etnias. Por ejemplo, si tod@s l@s trabajador@s de un hotel reciben el mismo porcentaje de aumento, pero l@s trabajador@s de color permanecen en los puestos de trabajo menos pagad@s en la parte trasera de la casa, eso no construye una fuerza de trabajo multinacional unificada.

7.3 A medida que los cambios demográficos cambian dentro de los Estados Unidos, y que las medidas de austeridad se aprietan y los acuerdos comerciales neoliberales erosionan los empleos en Estados Unidos mientras aumentan la opresión de l@s trabajador@s en el Sur global, más sindicatos están eligiendo líderes que entiende estos factores como los principales contribuyentes a la baja del nivel de vida de l@s trabajador@s. Ganar a l@s trabajador@s blanc@s para poner la política de clase sobre la raza es esencial para el proyecto socialista.

  1. Los movimientos de los pueblos oprimidos incluyen gente de todas las clases, pero efectúan el cambio más profundo cuando son dirigidos por l@s trabajador@s y cuando abordan los problemas que enfrentan l@s trabajador@s

8.1 A veces la lucha de clases es muy aguda dentro de los movimientos nacionales, y una de nuestras tareas principales es construir la dirección, la unidad y la voz de las fuerzas de la clase trabajadora. Sin embargo, la mayor parte de la división de clases dentro de un grupo racializado, o étnico de color, es una contradicción entre el pueblo, no entre el pueblo y el enemigo. Los capitalistas negros, por ejemplo, han tenido que luchar para entrar en el club capitalista blanco (¡y el campo de golf!), y han ganado su dinero en diferentes sectores que l@s blanc@s (es decir, entretenimiento y deportes, más que tecnología y finanzas). No se les ha permitido fusionarse completamente en la clase capitalista blanca.

8.2 Sin embargo, irónicamente, las victorias de los Derechos Civiles produjeron una clase política negra que está ligada a los demócratas neoliberales, que tiene una influencia considerable en las comunidades negras. Existen estratos similares en otras comunidades de color. El liderazgo neoliberal – incluso por las caras negras y morenas en lugares altos – a menudo se colocará en el lado equivocado de las luchas contra la gentrificación, la privatización, el trabajo organizado y la violencia policial. Pueden ser aliad@s en luchas contra el racismo de la Nueva Confederación, pero no serán aliados estratégicos confiables de la clase trabajadora negra. Defender los intereses de la clase trabajadora negra y morena a veces significará un intenso conflicto con el Partido Demócrata. Desarrollar el liderazgo de base y el lugar de trabajo, la comunidad y la organización electoral entre la clase trabajadora de color para aclarar las diferencias con el liderazgo leal al capital blanco-independientemente del Partido – es una tarea crítica de la izquierda.

8.3 Si bien el racismo afecta a todas las clases, son las exigencias de l@s trabajador@s de color para la plena inclusión lo que golpea el corazón de la ideología de raza de Estados Unidos.

8.4 La afiliación sindical ha bajado. Los ataques contra sindicatos tanto privados como públicos han debilitado a los movimientos laborales. Trabajador@s afroamerican@s e inmigrantes en empleos de sectores más bajos – agricultura, comida rápida, hotelería y restauración, trabajadores de atención a domicilio – la mayoría de las cuales son mujeres y otras personas oprimidas de género, están tomando la iniciativa en nuevas luchas laborales. Sus victorias mejoran los salarios y las condiciones de trabajo de todos l@s trabajador@s, y fortalecen a la clase trabajadora.

8.5 A medida que l@s trabajador@s blanc@s son empujad@s hacia trabajos precarios y de bajos salarios, l@s trabajador@s negr@s y moren@s pasan a formar parte de la categoría global de “bienes reemplazables”, son más rentables para el capitalismo estadounidense como mercancías que se almacenan en las cárceles que como trabajador@s. La organización de trabajador@s y sindicatos debe incluir el abordaje de la población encarcelada.

  1. Dentro de los movimientos por la justicia racial, la dirección y los asuntos que enfrentan la gente oprimida de género deben estar en primer plano para lograr una transformación social verdaderamente equitativa.

9.1 Las mujeres y las personas LGBT están en la parte mEas baja de las dificultades. Al igual que l@s trabajador@s blanc@s sacan sus frustraciones a las personas de color, los hombres de todas las razas a menudo apuntan a las personas de sexo oprimido por su rabia. La brutalidad policial es sufrida por personas de color de todos los géneros, con personas transgénero recibiendo el peor tratamiento. Como es verdad en todas partes, las mujeres no sólo trabajan dentro y fuera del hogar, sino que se tienen que lidiar con la idea de cómo ellas y sus hij@s puedan sobrevivir con hombres a menudo retirados de sus hogares y comunidades. A medida que luchamos por la justicia reparadora para las comunidades de color, debemos abordar específicamente las mayores dificultades que sufren las personas de sexo oprimido.

9.2 Identificar la contradicción clave es necesario para desarrollar la estrategia, y en los EE.UU. el racismo es la barrera principal para aumentar el poder de la clase trabajadora. Eso no disminuye nuestra dedicación a acabar con la opresión de género, o a abrazar la Interseccionalidad, que reconoce la interconexión de los diferentes sistemas de opresión. En cualquier situación, la raza no es siempre el factor principal. La opresión de género es un elemento central de la lucha de la clase trabajadora y de los movimientos de los pueblos de color en los Estados Unidos. No puede haber verdadera liberación o socialismo sin terminar el patriarcado y la desigualdad de género.


  1. El imperialismo está inextricablemente ligado a la supremacía blanca. Apoyamos a los pueblos del Sur global en su lucha por la autodeterminación y el autodesarrollo económico, libres del dominio de los imperialistas blancos.

10.1 El capitalismo estadounidense extrae recursos, despoja al medio ambiente y niega a los derechos humanos en el Sur global. Bajo el pretexto de “ayudar” y “democratizar” a otras naciones, la política estadounidense en el extranjero – como su política en casa – se basa en la supremacía blanca. Se manifiesta en un imperialismo orientalista que pinta al resto del mundo como algo temible (“el peligro amarillo” o “el choque de civilizaciones”) o para ser controlado a través del “desarrollo” o la invasión y ocupación. Las luchas de la gente de Haití a Bangladesh están en contra de las mismas empresas estadounidenses y políticas gubernamentales que generan beneficios para las compañías estadounidenses a través de la destrucción de los medios de vida y la salud de l@s trabajador@s.

10.2 Abogamos por el fin de la guerra imperialista, la ocupación, los ataques de drones, y las detenciones. Nos oponemos a las políticas de los Estados Unidos en sus esfuerzos por negar la autodeterminación a los pueblos del mundo a través de sus políticas económicas y militares, que causan un tremendo daño al pueblo, todo en beneficio del capitalismo estadounidense.

  1. Nuestra estrategia para la revolución socialista es construir y unir el movimiento trabajador multinacional con los movimientos multi-clase de naciones / nacionalidades oprimidas. Esos movimientos son a menudo raciales / étnicos específicos. Trabajamos para asegurar que las comunidades de color apoyen las luchas de los demás por la autodeterminación. La lucha para eliminar el racismo y la opresión nacional es inseparable de nuestra lucha por el socialismo.

11.1 Debido a la sistemática institución de la supremacía blanca en el capitalismo de los Estados Unidos desde sus inicios hasta el presente, el movimiento trabajador y los movimientos de los pueblos de color suelen recorrer caminos separados. Los socialistas trabajan en ambos movimientos.

11.2 Las naciones oprimidas y los pueblos radicalizados son más que “aliados” de la clase obrera multinacional, la visión y la práctica de algun@s socialistas. Sostenemos que estas luchas deben ser fusionadas. Eso no significa que las luchas de las nacionalidades oprimidas deberían renunciar a su carácter independiente, incluyendo tener sus propias organizaciones. Significa que las principales demandas de la lucha del movimiento trabajador deben incluir las demandas no negociables avanzadas por los movimientos nacionales por la equidad. Si los fundamentos racistas del capitalismo de los Estados Unidos no son reconocidos y destruidos, entonces el poder de la clase trabajadora no será posible.

11.3 Hay quienes luchan para lograr la equidad racial pero no se preocupan por terminar con el capitalismo. Hay aquellos que luchan por el poder de la clase trabajadora, pero no abordan el privilegio de los blancos. El análisis de OSCL es que la equidad racial no puede lograrse sin terminar con el capitalismo estadounidense que depende de la subordinación racial, y que l@s trabajador@s no ganarán contra la clase capitalista sin terminar el privilegio blanco.

11.4 La unidad entre los pueblos de color en los EE.UU. no se hará automáticamente, ni ahora ni cuando se convierten en una mayoría de la población en unas pocas décadas. A veces basados ​​en conflictos históricos en sus países de origen, a veces basados ​​en la competencia por empleos y recursos aquí en los Estados Unidos, y a menudo creados y agravados a propósito por la clase dominante, las contradicciones entre los pueblos oprimidos pueden ser graves, ya sea entre chin@s y afroamericana@s en Filadelfia, chican@s / mexican@s y afroamericana@s en Los Ángeles, dominican@s y haitian@s en cualquier ciudad, o conflicto entre l@s inmigrantes latin@s recién llegad@s y l@s que llevan años en EE.UU.. Construimos la unidad entre los pueblos oprimidos, basada en el respeto por la historia y las diferentes culturas de cada pueblo y siempre buscamos terreno común. Lograr esta unidad debe ser un proyecto consciente y explícito en la formación de un bloque histórico anti-racista y pro-socialista. Los neo-confederados no tolerarán una democracia con una mayoría autorizada de los pueblos no europeos. L@s revolucionari@s de nacionalidades oprimidas deben resistir los engaños que el sistema usa ​​para dividirnos.

  1. Nuestra visión es de un país socialista unido y multinacional.

12.1 El socialismo estadounidense debe invertir absolutamente el guión de esta historia racista y comprometerse incondicionalmente con una sociedad sin privilegios de raza, clase o género que honre verdaderamente la soberanía indígena, que termina la relación colonial con Puerto Rico, honra el derecho de la auto-determinación para las naciones afroamericana y chícana y garantiza la igualdad y la democracia genuina para todas las minorías nacionales / personas de color.

12.2 Un estado verdaderamente multinacional es lo que es deseable y lo más probable pueda asegurar la liberación de todos l@s oprimid@s: l@s no blanc@s, las personas de sexo oprimido, l@s trabajador@s. Es probable que en un futuro las sociedades multinacionales con gobiernos multinacionales tendrán que estructurarse para garantizar los derechos colectivos y las reparaciones que necesitan varios pueblos (territorios autónomos, programas de acción afirmativa, etc.) históricamente oprimidos bajo el capitalismo supremacista blanco, pero sin embargo deben ser multi-nacional.

12.3 El sistema de la supremacía blanca ha sido el eje del capitalismo estadounidense a lo largo de su historia. Ha habido algunas concesiones ganadas, y nuevas formas de opresión inventadas para mantener la jerarquía racial. Como la gente de color se está convirtiendo en una mayor proporción de la población, es hora de tomar la ofensiva, la construcción de puentes entre diferentes pueblos de color, ganando a l@s trabajador@s blanc@s, derrotando a las fuerzas de la Nueva Confederación con sus ataques contra la gente de color y toda gente de la clase trabajadora, construyendo nuevas instituciones, estructuras económicas y procesos gubernamentales, y preparando activamente el gobierno de la clase trabajadora multinacional.