The Temptation of Spring and the New King NakedLa tentación de la primavera

Enrique Peña Nieto and Angélica Rivera Hurtado campaigning in Chiapas

Enrique Peña Nieto and Angélica Rivera Hurtado campaigning in Chiapas

We present here an article that appeared in Spanish on the website América Latina en Movimiento from Quito, Ecuador and was translated to English in condensed form by Zancudo. It analyzes the student uprising at the Universidad Iberoamericana, the large private Jesuit university for Mexico’s middle-class, in Mexico City on May 11 of this year that transformed into the YoSoy132 movement (M132). Taking inspiration from the Arab Spring and international Occupy Movements, M132 focuses its opposition on corporate / political control of the media and the president-elect of the Party of the Institutional Revolution (PRI), Enrique Peña Nieto. The young and dashing Peña Nieto and his wife, Angélica Rivera, are extremely useful façades for the Mexican political machine oiled by Mexican billionaires and corporate America. (Rivera is a high-profile soap opera star for Televisa, the huge TV network in México and that owns Univisión in the US. Though not mentioned in the article, Peña Nieto is known for the massacre at Atenco in the state of México during his governorship. (Read more about Atenco here and here.)

Zancudo does not agree with all stated in the article, but feels that it offers a sense of Mexico’s progressive landscape, a maturing approach to electoral politics, and the imperative to forge unity with the array of Left and progressive forces. The uncondensed article is available in Spanish here.


La tragedia del Rey desnudo y la “fábrica de sueños” en quiebra[1]

Enrique y Angélica en Chiapas

Enrique y Angélica en Chiapas

La irrupción de los jóvenes que hoy dan vida al Movimiento #YoSoy132 (M132) echó por tierra el escenario político electoral construido a lo largo de seis años por el gobierno de Felipe Calderón y sus aliados: el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el Partido Nueva Alianza (PANAL), el gobierno de Estados Unidos y las multinacionales, entre las que destacan Televisa y TV Azteca.[2] De acuerdo al plan, la disputa electoral debía darse entre los principales partidos de la derecha: el PAN y el PRI; con un candidato triunfador que ganaría la contienda por un amplio margen de votos relegando al candidato de la izquierda electoral y progresista a un lejano tercer lugar. De esta manera garantizarían la continuidad y la radicalización de las reformas estructurales de derecha,[3] relegitimando al viejo régimen oligárquico, priísta-panista, que nunca acabó de transitar a la democracia.[4]

A estas alturas, el proyecto de una sucesión presidencial pactada y regulada por las fuerzas abiertamente derechistas ha fracasado. Los jóvenes del M132 contribuyeron decisivamente a derrumbar toda posibilidad de legitimar electoralmente la victoria de Peña Nieto y del régimen oligárquico; de justificar el proceso de ocupación nacional o de recolonización que a nombre del libre comercio y de las reformas estructurales derechistas se viene dando desde hace 30 años.[5]

Sin legitimidad electoral, los efectos de las crisis políticas derivadas de las elecciones fraudulentas y los “golpes de estado técnicos” de 1988 y 2006 y de la rebelión zapatista de 1994 difícilmente podrán superarse. Sin un triunfo electoral convincente, los rasgos antidemocráticos, antinacionales, ilegales y autoritarios del régimen tienden a pasar a primer plano con el consiguiente desgaste de los aparatos del estado y de los medios de comunicación que lo soportan. Sin la coartada de la legitimidad electoral, es imposible seguir ocultando que el viejo régimen político oligárquico priísta-panista transita hacia la implantación de una nueva dictadura civil militar, propia de una economía criminal.

En el nuevo sistema de dominación neoliberal, el terror de estado[6] ha pasado a ser el eje de las políticas de control social y territorial ensayadas por los últimos gobiernos bajo el disfraz de una guerra contra la delincuencia. Guerra calificada como de cuarta generación[7] por diversos analistas políticos y que formalmente fue declarada por Vicente Fox, Felipe Calderón y George Bush en 2006.[8] Como lo han constado numerosos estudiosos, en la campaña de terror estatal confluyen fuerzas institucionales estatales y poderes fácticos, ejércitos y policías articuladas con empresas y bandas delictivas que operan bajo la tutela del estado mexicano y estadounidense a través de la CIA, la DEA y otros organismos extranjeros.[9]

En ese nuevo tipo de guerra, que en el caso mexicano debe ser calificada como terrorismo de estado, los medios de comunicación juegan un papel de comando, de dirección que no tenían en épocas pasadas. De apoyadores, apologistas y cómplices pasaron a ocupar un papel dirigente, a participar directa y sistemáticamente en el diseño de estrategias[10] para el combate contra quienes son catalogados de “enemigos internos”. Puede decirse que estas empresas, como Televisa y Azteca, entre otras, operan como mercenarios a sueldo de gobiernos, empresas y personajes como Peña Nieto. Con la diferencia, con respecto a los “soldados de fortuna” a quienes únicamente les importa la paga y les tiene sin cuidado si comparten o no los intereses o la ideología de sus patrones; en cambio, en el caso de las televisoras y otras redes privadas, sus dueños y los empleados de primer nivel son parte de uno de los bandos y comparten, en lo fundamental, los fines y la ideología de los gobiernos y partidos de derecha que los contratan.The emergence of the youth who have given life to the #YoSoy132 Movement (M132) shattered the electoral political arena built over the last six years. This arena included: the government of outgoing president of the National Action Party (PAN), Mexico’s oldest right-wing “opposition” party; Felipe Calderón and his allies in the Partido Revolucionario Institucional (PRI), the Party of the Institutional Revolution which held power for 7 decades, longer than any party on the planet; the PVEM (Partido Verde Ecologista de México), allied with the PRI, PVEM is Mexico’s Green Party; the center-right Partido Nueva Alianza (PANAL), a creation of the SNTE (national teacher’s union) which traditionally has supported the PRI; the U.S. government and multinational companies, among which are the media powers Televisa and rival TV Azteca. According to the plan, the electoral dispute should occur between the main right-wing parties: the PAN and the PRI. The winning candidate would win by a wide margin of votes relegating the candidate of the electoral left progressive to a distant third, thus guaranteeing continuity of right structural reforms and re-legitimizing the old oligarchy, PRI-PAN, which never quite made the transition to democracy.

Though the election has given the prize to the PRI, the veneer of the political machine has been stripped naked by the youth of M132 who broke down the legitimacy of Peña Nieto’s victory and his justification of recolonization on behalf of free trade and rightist structural reforms that have been occurring for 30 years.

Protestor holds up Mexican flag

Without electoral legitimacy, the political crises arising from the fraudulent elections and “technical coups d’État” in 1988 and 2006 and the 1994 Zapatista rebellion could not be overcome. Without a convincing election victory, the undemocratic, anti-national, illegal and authoritarian features of the regime came to the fore with the consequent erosion of the state apparatus and media that supported it. Without the excuse of electoral legitimacy, it is impossible to continue concealing the old PRI-PAN oligarchic political system’s move toward implementation of a new civil-military dictatorship, typical of a criminal economy.

In the current system of neoliberal domination, state terror has become the hub of social control policies and territorial rehearsals under the guise of a war against crime. This war was formally declared by Vicente Fox, Felipe Calderon and George Bush in 2006. State power, armies and police coordinated with businesses and criminal gangs operating under the aegis of Mexican and U.S. authorities, i.e. the CIA, DEA and other (foreign) organizations.

In this war, which in México should be described as state terrorism, the media plays a commanding role that they did not have in the past, participating directly and systematically in the design of strategies to fight against those labeled “internal enemies”. It can be said that companies such as Televisa and Azteca, amongst others, operate as mercenaries in the pay of government, business and people like Peña Nieto. Owners and top level employees make up one side and share, in essence, the aims and ideology of the government and right wing parties who contract them unlike the “soldiers of fortune” who care only about the pay and not whether they share the interests or ideology of their employers.

News reporting and historical truth are abducted and moved to the battlefield where they are manipulated by the mainstream media. Journalists who dare to challenge this model are murdered, kidnapped, beaten, fired and threatened.. These acts are not accidental, but are part and parcel of terrorist operations against the “internal enemy,” lie to the general public, and shape the social construction of fear. For this reason, México is one of the most dangerous countries on the planet for journalists. The supposed neutrality or objectivity of news organizations is nonexistent.

After the mobilization of May 11 at the Universidad Iberoamericana and that of May 19 against Enrique Peña Nieto, the dispute was no longer between the PRI and PAN, but between Peña Nieto and Lopez Obrador (also known as AMLO, is former Mexico City mayor of the PRD (Party of the Democratic Revolution) and candidate for president for the Convergence Coalition led largely by the PRD in 2006 and 2012) and has become a contest between broad progressive sectors of society and the PRI candidate. Despite the power of the enemy, the awakened youth successfully challenged the right’s electoral coalition in 2012.

Since then there has been a change in the national political environment and the correlation of forces. This is something similar to events in various Latin American countries where recalcitrant neoliberals have been displaced from government by civil unrest, involving parties, movements and traditional leaders or institutions, together with so-called independent social and civil movements.

In México, perhaps more than in other Latin American country, you cannot beat the oligarchy and their parties with votes only. Peaceful civil uprising is an essential component for the success of a non-oligarchic electoral option.

Before the youth uprising, Andres Manuel Lopez Obrador, had little possibility to take on the PRI candidate. Thanks largely to the YoSoy132 movement, the platform built by the media and pollsters came down against the PRI candidate, putting a real damper on the multinationals and those who promote the escalation of reforms to consummate the looting of the country. The front line of Mexican politics, the private media, is now bruised.

In the new circumstances of collapse of the media conspiracy, Peña Nieto and the old PRI / PAN regime already lost the elections and the opportunity to re-legitimize the electoral system of domination. They have lost the means to justify the legitimacy and legality of an electoral victory in this new context. Once Peña Nieto’s virtual superiority has been knocked down, the general perception of public opinion, which until a few days depended on the media, is that the PRI can only succeed by fraud and imposition, by a coup less “technical” and more violent.

With the beast cornered, a blistering counteroffensive has been unleashed. As a new information blockade against all opposition movement, the use of violence and shock troops against those who dare to face Peña Nieto is increasingly common, as is the co-opting of PAN and groups formerly allied with the PRD. An example of media manipulation are attempts to hide the number of participants and biased information which presented the June 10 anti Peña Nieto march as a mobilization that recalled “only” the 1971 slaughter of (mainly) students.

But their tactics not only airbrush people and their movement, and demonize, beat, co-opt and divide them. In their offensive anything goes, anything can be exploited, particularly our weaknesses: our mistakes, our arrogance and intolerance of Javier Sicilia, Mexico’s well-known poet who’s son was murdered by soldiers in Cuernavaca after overhearing him make statements against the drug war. or even Obrador, to our anarchic and ultra-left posturing. Peña Nieto now most notably represents the party of war, violence and state terror; the living embodiment of the principal enemy: the oligarchy and U.S. and Spanish imperialism.

Can we defeat the upcoming imposition?

There is no place for illusions. “The masters of México” have lost a very important battle, but not the war. They have not accepted the possibility of electoral defeat. But if they are forced to recognize it, it will be to accept the lesser evil. They are accustomed to win, and when they lose, they resort to media terror. Nothing can exist unless it is appointed for them. But they also tune the entire machinery of electoral fraud: the buying of votes, the trucked in “masses”, ballot box stuffing, loss of voting centers, cyber cheating and widespread use of shock troops, both institutional and irregulars.

Although in this election the economic power of the Mexican oligarchy and foreign capital is not in question, nor are its many political prerogatives, their employment plans and taking of the country – which go hand in hand with projects to keep and raise their profits in the context of new national and planetary recession – may be seriously affected if they lose control of the government in a context of unmediated civil insurgency. This phenomenon is already occurring.

And not being fools, they invest a significant portion of their forces to isolate each of their enemies; to keep fighting on territory favorable for fraud and their rule.

First, they will lay siege against the more dynamic movement — the potentially less controllable YoSoy132. It is critical to them to keep it a purely student movement, to prevent its conversion into a popular movement in the Mexican People’s Assembly against fraud and the imposition of Peña Nieto. To achieve this will narrow the possibilities for Lopez Obrador. Second, pressure the movement led by Obrador to remain in the narrow electoral framework imposed by them, and also, as far as possible, rely on the foundation of the progressive coalition: PRD, PT, MC and MORENA is not more than theories and political practices where “the masses” only operate as a pressure force without direction, without their own political and programmatic autonomy.

A student protester wears a

A student protester wears a “Yo Soy #132″ bandana.

We must be clear about the size of the strength we need to thwart fraud and imposition. The task is similar to that involved in the fall of a government, of a president. The size of the mobilization and integrity should be similar to those achieved in Brazil, Argentina, Ecuador and Bolivia. In México, the problem was not the size and number, but its leadership.

When asked if it is possible to defeat the imposition by peaceful means, despite and against the Mexican oligarchy, the imperial forces and the government, we must answer yes. It is feasible because it has been in other countries since 1979 up to today.

The option for change by peaceful civil resistance, is not to choose passivity, lack of strength, will and organization, the claim of one or a few, to decide unilaterally the type of peaceful actions to undertake. However, YoSoy132 is not about (unleashing) anarchic tendencies and ultra-leftism. In our circumstance, to face an experienced and unscrupulous, powerful enemy, the question of leadership is essential for bringing about peaceful change. Assemblies, democratic discussion, agreements and control of the representatives is essential if we are to combat and overcome provocations from within and without.

Without falling into conservatism, we must be aware of an enemy that responds to violence with violence. We must develop organization and unity, so that mass consciousness allows victory.

A spectrum of movements is responding to the present situation: the Movimiento Progresista, M132, SME (left independent electrical workers union), the Miners Union, CNTE (National Confederation of Public School Teachers). All see the rescue of the Nation as central to their agendas. This requires convergence on key points, though each clearly has its own particular agenda. Moreover, by their individual nature there could be several leaderships of civil and social movements and those affiliated with a Party. The key is the convergence and response to the call of all people. There is no place for factionalism or narrow politics.

The M132 is not an accident. It expresses the tendency of Mexican society to engage in civil uprising against national disaster. In this sense, more than any other movement, the M132 breaks with the defensive electoral voter inertia, and addresses in terms of political and ethical representation of the general or “common good” that has dominated the struggles of recent years. It therefore has the opportunity to assault heaven, which was lost to the Movement for Peace. If not the M132, there will be other movements and ways in which the accumulated history is revealed, because the Mexican people are not masochistic as some suppose, and they do not forget recent history.

Young people in movement reflect the accumulation of grievances, the state of permanent crisis of the Mexican economy, the disaster and national emergency and the social anger summed up in the proverbial “estamos hasta la madre” (“we’ve fucking had it”) of Sicilia. They embody the long walk of the struggles of the Mexican people for democracy, social justice and national sovereignty, which are, in our situation, the only means to fight for freedom or socialism for the majority. In particular, the M132 continues the democratic demands that were installed as a permanent record of national history from the late 50′s with the protests of railroad workers, teachers, telegraph and oil workers. M132 incorporates the legacy of peaceful and armed resistance, the popular and student movements of 1968 and 1971 amongst others.

Democracy and respect for the constitution, both formal and imagined, have driven the struggles of our people since those days, the most tangible evidence of the incompatibility of oligarchic domination based on monopoly capitalism, with the national and human aspirations of Mexican women and men.

The M132 are the assumed heirs of Magonismo-Villismo-Zapatismo and are moving forward with respect to all civil, social and political progressive, anti-oligarchic and traditional socialist movements. (Ricardo Flores Magón was a revolutionary anarchist and theorist for the Mexican Revolution, and was editor for the newspaper, Regeneración. His brothers Felipe and Jesús were activists also.)

Lazaro Cardenas

Lázaro Cardenas

Identifying with that tradition places them in the historic continuum whose roots preceded the progressive liberalism of Cardenas and Juarez. (Lázaro Cardenas, father of Cuauhtémoc, was president of México from 1934 to 1940. At fifteen years-old he fought in the 1910 revolution. In 1938 he nationalized Mexico’s oil wells and refineries. He is considered a hero of the poor and great democratic leader by progressives and revolutionaries around the world.  (Benito Juarez was a Zapotec Indian from Oaxaca who became president in the early 1800s. He was a progressive democrat dedicated to equal rights for the indigenous and opposed organized religion. Notwithstanding his war against the Catholic church, he is still today considered Mexico’s greatest leader.) This movement of youth follows the egalitarian and community path represented by the indigenous rebellions of Hidalgo, Morelos and Guerrero. This is the path that, under present conditions, some would call post-capitalist. But they would ignore the radical currents of rebels who over 500 years ago fueled what we now call the history of México, the other México, of the supposedly forgotten. In short, they are in the camp of those who go to the root of the issues. It could hardly be otherwise as the dimension of the social catastrophe pushes the search for radical departures that without mass democratic participation will have little success. The current crisis is more severe than during the period of the movements for Independence, Reform and Revolution, and has no solution if we loosen the rope, unless we act creatively, if we are afraid to “invent.” The simple repetition of liberal or socialist recipes or Eurocentric “communist” dogma will lead us to a dead future.

Benito Juarez

Benito Juarez

To know what and who we are as a people is our starting point for the new awareness. For those always sacrificed first: Indians, mestizas/os, workers, youth and women – there is no other path to justice and innovation.

Para todas/os todo, para nosotras/os nada”.
(“For all, everything. For us, nothing.”)

The M132 can be seen as part of the new wave of mobilizations throughout the world in response to the capitalist crisis, to capitalism’s wars and to despotic regimes. Call it a new historical movement against neoliberal capitalism.

Not surprisingly, the explosion of youth gives a glimpse of a maturity not seen in other movements. As features of this new reality, Twitter and other social networks are used in discussions and meetings, as well as in public demonstrations, where a new politics is reflected in slogans and peoples’ attitudes. In these situations, an anonymity serves to develop the self assessment of collectives and individuals.

The cyber community of the Internet that seemed to drown millions of young people in a social autism, is now linked to the assembly and the “face to face” meetings and street demonstrations. In that order-disorder, this new system of communication of intersubjectivities reveals new possibilities of consciousness, of a political literacy that Paulo Freire spoke of. In this system, the assembly is maintained as a reference center, is the space for deliberation and the intersection of all positions and passions.

The slogan everything for everyone and nothing for us of the Magonistas and Zapatistas is reborn not as doctrine but as the only possibility to overcome the historical crisis. It is a matter of survival, of ethical principles and transparency. Therefore, the principal enemy – personified by Peña Nieto – has become the central focus.

Despite the short journey of M132 and the hesitancy of its formulations, this new movement takes a conception of democracy articulated in the electoral struggle with the procedures and concepts of participatory democracy and what we now know as popular power. A strong sense of social justice, national sovereignty and the reconstruction of social and environmental balance have produced a new ethic. Opportunities have been presented for new solutions to the antagonistic contradictions of capitalism that threaten to destroy life on the planet.

La primavera mexicana

La primavera mexicana – “The Mexican Spring”

La información periodística y la verdad histórica quedan secuestradas, se trasladan al campo de guerra donde son manipuladas por los grandes medios de comunicación. Los asesinatos, secuestros, golpizas, despidos y las amenazas sufridos por los periodistas que osan desafiar este modelo, no son accidentales, forman parte de las operaciones terroristas contra el enemigo interno y contra la verdad, para la construcción social del miedo. Por eso México es uno de los lugares más inseguros para el ejercicio del periodismo. La pretendida neutralidad u objetividad de las empresas de información es inexistente.

No obstante el poder del enemigo, el despertar juvenil ha modificado sustancialmente la coyuntura electoral del 2012. Luego de la movilización del 11 de mayo en la Universidad Iberoamericana y el 19 de mayo contra Enrique Peña Nieto, la disputa dejó de ser entre el PRI y PAN, para convertirse en una disputa entre Peña Nieto y López Obrador, y en una contienda de amplios sectores sociales contra el candidato priísta.

Citas de Angélica Rivera Hurtado

Citas de Angélica Rivera Hurtado

A partir de esas fechas se produjo un cambio en el ambiente político nacional y en la correlación de fuerzas. Algo semejante a lo ocurrido en diferentes países de América Latina donde los neoliberales recalcitrantes han sido desplazados del gobierno por levantamientos civiles, donde participan partidos, movimientos y dirigentes tradicionales o institucionales, al lado de movimientos sociales y civiles llamados independientes.

En México, tal vez más que en otros países de Latinoamérica, no es posible vencer a la oligarquía y a sus partidos sólo con votos, cuidando las casillas, se requiere del alzamiento civil pacífico, complemento indispensable para el triunfo de una opción electoral no oligárquica.

En la calle con la bandera nacional

En la calle con la bandera nacional

Antes de la irrupción juvenil Andrés Manuel tenía escasísimas posibilidades de remontar al candidato priísta. Gracias en gran medida al M132 la tramoya construida por los medios de comunicación y las encuestadoras se vino a pique con todo y candidato priísta, colocando en un verdadero aprieto a las multinacionales y a quienes promueven la escalada de reformas para consumar el saqueo del país. La primera línea de sus ejércitos en esta batalla, los medios de comunicación privados, está mellada.

En las nuevas circunstancias de derrumbe de la conjura mediática, Peña Nieto y el viejo régimen priísta panista ya perdieron las elecciones y la oportunidad para relegitimar electoralmente el sistema de dominación. No tienen como justificar la legitimidad y la legalidad de una victoria electoral en el nuevo contexto. Una vez que ha sido derribada la superioridad virtual de Peña Nieto, la percepción generalizada en la opinión pública, que hasta hace unos días dependía de los medios, es la de que el PRI sólo puede triunfar a través del fraude y la imposición; por medio de un golpe de estado menos “técnico” y más violento.

La bestia está acorralada, por eso han desatado una virulenta contraofensiva. Avanza el nuevo cerco informativo contra todo movimiento opositor y el empleo de la violencia y de cuerpos de choque contra los que se atreven a encarar a Peña Nieto es cada vez más frecuente; al igual que las cooptaciones de grupos panistas y experredistas. El manejo de la imagen para ocultar el número de participantes y el sesgo informativo dado a la marcha del 10 de junio de los anti Peña Nieto, que intenta presentarla como una movilización que mayormente rememora la masacre estudiantil de 1971, es un ejemplo de manipulación del trato mediático que viene.

Pero no todo es invisibilizar, satanizar, golpear, cooptar y dividir a sus opositores. En su ofensiva todo se vale y todo puede ser aprovechado, particularmente nuestras debilidades: desde los errores, soberbias e intolerancias de Javier Sicilia o del mismo Obrador, hasta los desplantes anarquizantes y ultraizquierdistas. Además de las ingenuidades y la mala fe de quienes aconsejan a los jóvenes el limitarse a los puros aspectos procedimentales del juego electoral, en aras de despojar a la lucha por la democracia de sus contenidos de justicia social y soberanía nacional, de su carácter antineoliberal y tendencialmente anticapitalista; de su naturaleza anti Peña Nieto. Personaje que en este momento es el representante más notable del partido de la guerra, la violencia y el terror de estado; la viva encarnación del enemigo principal: la oligarquía y el imperialismo estadounidense y español.

El M132 ha exhibido los límites de la videocracia, la fragilidad y el avanzado proceso de putrefacción del sistema político y económico oligárquico; sus tendencias dictatoriales profundamente represivas. Su incapacidad para mantener bajo control su propio terreno, el de la lucha electoral inequitativa y trampeada; acompasada por la manipulación mediática. Estamos de nuevo, de cierta manera, en 1988, 1994 y 2006, ante la posibilidad de derrotar a la oligarquía en el terreno electoral y de romper la inercia dominante: el desastre neoliberal y la ocupación neocolonial.

Hablando de fraudes y traiciones: ¿podemos derrotar la imposición que viene?

No hay lugar para las ilusiones, “los amos de México” han perdido una batalla, muy importante, pero no la guerra. No han aceptado la posibilidad de la derrota electoral y si se ven obligados a reconocerla, será bajo la forma del mal menor. Acostumbrados a ganar y a que cuando pierden arrebatan, han radicalizado el terror mediático. Nada puede existir si no es nombrado por ellos. Pero también afinan toda la maquinaria del fraude electoral: las compras de votos, acarreos, relleno de urnas, extravío de centros de votación, trampas cibernéticas y el uso generalizado de sus grupos de choque, institucionales e irregulares. La compaña para reposicionar a Vázquez Mota, de emparejarla con Obrador después del segundo debate, en es una variación de la estrategia original de Televisa a favor de su candidato Peña Nieto.

Lazaro Cardenas

Lazaro Cardenas

Si bien, en estas elecciones no está en cuestión el poderío económico de la oligarquía mexicana y de los capitales extranjeros, ni de muchas de sus prerrogativas políticas; sus planes de ocupación y despojo del país, que van de la mano con sus proyectos para mantener y elevar sus ganancias en el contexto de nuevas recesiones nacionales y planetarias, pueden verse afectados gravemente si pierden el control del gobierno en un contexto de insurgencia civil no mediatizada. Fenómeno que ya está ocurriendo.

Y como tontos no son, invierten una parte importante de sus fuerzas con el fin de aislar a cada uno de sus enemigos; de separar sus causas y de desaparecer las reivindicaciones generales, para mantenerlos en terrenos de lucha favorables a la instrumentación del fraude y la imposición.

En primer lugar, persiguen sitiar al movimiento más dinámico, potencialmente más incontrolable, al M132. Reducirlo a movimiento estudiantil, evitar su conversión en movimiento popular, en Asamblea del Pueblo Mexicano contra el fraude y la imposición de Peña Nieto. De lograrlo achicarían las oportunidades de Andrés Manuel. En segundo término, presionan al movimiento encabezado por Obrador, para que se mantengan en los estrechos marcos electorales impuestos por ellos; pero también, en la medida de sus posibilidades, apuestan a que las bases de la coalición progresista: PRD, PT, MC y MORENA, no rebase las teorías y las prácticas políticas donde “las masas” sólo operan como fuerza de presión, sin direcciones propias y sin autonomía política y programática.[11]

Benito Juarez

Benito Juarez

Debemos tener claridad del tamaño de la fuerza que necesitamos para hacer fracasar el fraude y la imposición. La tarea es similar a la implicada en el desconocimiento y caída de un gobierno, de un presidente. El tamaño de la movilización y la entereza debe ser similar a las alcanzadas en Brasil, Argentina, Ecuador o Bolivia. En México, el problema no ha sido el tamaño, el número, sino las direcciones. Pero siempre, el primer paso, una vez que existe la decisión, es el número de los movilizados y la dirección o las direcciones. Más si estamos pensando realmente en una salida legal y pacífica.

A la pregunta de si es posible derrotar la imposición por medios pacíficos, a pesar y en contra de la oligarquía mexicana, las fuerzas imperiales y el gobierno; se debe responder afirmativamente. Es factible porque ya lo ha sido en otros países desde 1979 a la fecha. A través de levantamientos civiles por saturación. Por la convergencia de una gran cantidad de actores, de diverso signo social e ideológico, en pos de echar por tierra a la tiranía, al despotismo. La multitud, la masividad y una o varias direcciones, pueden neutralizar a los aparatos de violencia mediática y represiva.

La opción por el cambio, por la resistencia civil pacífica, no es elegir la pasividad, la ausencia de fuerza, voluntad y organización y menos, la pretensión de alguno o de algunos; de calificar y decidir de modo unilateral el tipo de acciones pacíficas a emprender. Sin embargo, tampoco se trata de dar rienda suelta a las tendencias anarquizantes e izquierdistas. En nuestra circunstancia, la de enfrentar a un enemigo experimentado, sin escrúpulos, aún poderoso, el tema de la dirección es fundamental para lograr el cambio por la vía pacífica. Las asambleas, la discusión democrática, el acatamiento a los acuerdos y el control de los representantes es fundamental para combatir y superar las provocaciones de dentro y de fuera.

Debemos ser conscientes y cuidadosos, sin caer en el conservadurismo, ante un enemigo empeñado en que respondamos a su violencia con violencia; a sus disparos con el equivalente, para así desatar la represión; tengamos cuidado, estemos al alba, desarrollemos la organización y la unidad, para que la masividad y la consciencia permitan la victoria de nuestro pueblo.

Con lo acumulado por cada uno de los movimientos actuantes en la coyuntura: Movimiento Progresista, M132, SME, Mineros, CNTE, Proclama por el rescate de la Nación y otros, no basta para garantizar la masividad suficiente. Se requiere su convergencia en torno a puntos centrales, aunque cada quien marche según su agenda particular. Es más, aunque por su naturaleza pudieran existir varias direcciones, las de los movimientos civiles y sociales y las partidarias; lo fundamental es la convergencia y la convocatoria a todo el pueblo. Hasta ahora, dejar la conducción en manos de los partidos electorales no ha bastado y no bastará para resolver los problemas de dirección y organización de una lucha que para tener probabilidades de éxito, también debe desprenderse de los gremialismos y sectarismos de los movimientos sociales y civiles hasta ahora conocidos.

Hoy están dadas las condiciones para la emergencia de nuevos actores y para la transformación de los tradicionales, al menos temporalmente, en aras de sacar a los neoliberales del gobierno. Ya después habrá ocasión para rediscutir las rutas de la transformación y quienes serán los actores protagónicos.

Cuando la historia nos alcanzó

El M132 no es un accidente, al igual que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y, de manera más limitada, la lucha contra la reforma regresiva de la Ley federal del Trabajo desplegada en 2011, entre otras iniciativas, expresa la tendencia de la sociedad mexicana al levantamiento civil ante el desastre nacional. Tendencia que se ha exacerbado a pesar del reflujo del movimiento social, civil y electoral que se configuró a partir de las derrotas de 2006. En ese sentido el M132, más que ningún otro movimiento, rompe con la inercia defensiva, “gremial” y electoral, no nacional; hablando en términos de representación política y ética del interés general o del “bien común”, que ha predominado en las luchas de los últimos años. Y, por lo mismo, tiene la oportunidad de intentar tomar el cielo por asalto; el chance que perdió el Movimiento por la Paz, de traducir el acumulado histórico en acción y propuesta viable para superar el desastre nacional. Si no es el M132, serán otros movimientos y otras las formas en que dicho acumulado histórico se manifieste, porque el pueblo mexicano no es masoquista como algunos suponen, olvidando la experiencia historia reciente y lejana.

Discutir sobre si el M132 es puramente coyuntural, el enojo de los de la Ibero, u obedece a causas estructurales es un tanto irrelevante, porque evidentemente ha resultado de ambas circunstancias. Su proyección estratégica dependerá de la eficacia y la coherencia de su actuar político y cultural, del grado de certidumbre que generen sus propuestas y acciones cotidianas.

Los jóvenes en movimiento son la acumulación de agravios, el estado de crisis permanente de la economía mexicana, el desastre y la emergencia nacional y el enojo social resumido en el proverbial “estamos hasta la madre” de Sicilia. Personifican el largo andar de las luchas del pueblo mexicano por la democracia, la justicia social y la soberanía nacional, que son, en nuestras condiciones, las únicas formas de luchar por la libertad o el socialismo al lado de las mayorías. Particularmente el M132 da continuidad a las reivindicaciones democráticas que se instalaron como dato permanente de la historia nacional desde fines de los años 50 con las protestas de ferrocarrileros, maestros, telegrafistas y petroleros. Por lo mismo, incorpora todo el legado dejado por las resistencias pacíficas y armadas, populares y estudiantiles de 1968 y 1971 entre otras.

La democracia y el respeto a la Constitución formal e imaginaria, han sido uno de los motores de las luchas del pueblo mexicano desde aquellos días, la evidencia más palpable de la incompatibilidad de la dominación oligárquica basada en el capitalismo monopolista,[12] con las aspiraciones nacionales y humanas de los mexicanos y mexicanas.

Sin embargo, en la continuidad se asoma la ruptura. Cuando los asambleístas del M132 se asumen herederos del magonismo-villismo-zapatismo, están dando un paso más adelante con respecto a todos los movimientos civiles, sociales y políticos progresistas, antioligárquicos y socialistas tradicionales. Identificarse con esa tradición los coloca tendencialmente más allá del liberalismo progresista de índole juarista o cardenista, los sitúa en la senda de la vertiente plebeya, igualitaria y comunitaria representada por las rebeliones indígenas, por Hidalgo, Morelos y Guerrero. Vertiente que, en las actuales condiciones, algunos llaman poscapitalista. Los pone de lado de las corrientes radicales, de las historias de los rebeldes que a lo largo de 500 años alimentaron lo que hoy nombramos como historia de México, del otro México, del profundo, del pretendidamente olvidado. En fin, los coloca en el campo de los que desean ir a la raíz, al fondo de los problemas. Difícilmente podía ser de otra forma, la dimensión de la catástrofe social empuja hacia la búsqueda de salidas radicales que sin la participación masiva, profundamente democrática no tendrán mayor éxito. La crisis actual es más grave que las de Independencia, Reforma y Revolución; no tiene solución si no tensamos la cuerda, si no actuamos creativamente, si no “inventamos”. La simple repetición de recetas liberales o dogmas de socialistas o comunistas eurocéntricos nos conducirá a callejones sin futuro.

Saber que o quien somos como pueblo es el punto de partida de la conciencia nueva; asumirlo, sentirlo, comprenderlo es el otro paso. Desde el eurocentrismo liberal y burgués, o, desde el dogmatismo de los socialistas eurocéntricos; en el mejor de los casos se pueden saber, entender los rasgos particulares, las matrices culturales y de clase que dan forma a nuestra identidad, pero no asumirlas. La salida la podremos construir si la proyectamos dando prioridad a los sacrificados de siempre: los indígenas, los indígenas-mestizos, los trabajadores, los jóvenes y las mujeres; no existe otra manera de hacer justicia e innovar.

“Para todos todo, para nosotros nada”

No cabe duda, el M132 también es parte de la nueva ola de movilizaciones que recorre el mundo, a modo de respuesta a las consecuencias de la crisis capitalista, de sus guerras y sus regímenes despóticos. Digamos que es un nuevo movimiento histórico que lucha contra el capitalismo neoliberal a partir de propuestas y acciones nacidas en sus contextos particulares, pero que tendencialmente avanzan hacia el encuentro. La ausencia de futuro, el desempleo y el empleo precario, la violencia sistemática, el gran miedo que todo lo invade y el actuar impune y arbitrario de multinacionales y gobiernos, están en la base del movimiento; de modo semejante a los suscitados en otras latitudes. Sin embargo en nuestro país, por no hablar de América Latina, se adivinan rasgos y antecedentes propios como los protagonizados por nuestro pueblo de 1988 a la fecha. Dicho sin ánimo de minusvalorar los movimientos de indignados y los ocupas de otros países, pero sí de destacar la creaciones de Nuestra América.

Por sorprendente que parezca, en la “inexperta” y juvenil explosión asoman atisbos de madurez no vistos en movimientos de su tipo. Lo decimos por muchos de los representantes y por la base que lo nutre. El Twitter y otras redes sociales dan cuenta de ello, a la hora de seguir las discusiones en las asambleas, al igual que las manifestaciones públicas, donde un nuevo sentido común se manifiesta en consignas y actitudes. En estas situaciones, cierto anonimato sirve para desarrollar la autoevaluación de los colectivos y de las personas que los forman.

Internet, comunidad virtual cibernética, que parecían ahogar en el autismo social a millones de jóvenes, ahora se articulan con la asamblea, con el “cara a cara” de las reuniones y de las movilizaciones callejeras, los brigadeos y las discusiones infinitas. En ese orden-desorden, en ese nuevo sistema de comunicación, de intersubjetividades reveladas, las posibilidades de concienciación, de alfabetización política de las que hablaba Paulo Freire, se disparan. En ese sistema la asamblea mantiene un lugar referencial central. Es el espacio de la deliberación, del encuentro directo de todas las posturas y pasiones, que permanecerá como referente en la medida que no se convierta en un lugar aparte.

Como sucede en otros movimientos, en las asambleas no están todos los que son; no obstante pueden ser lo suficientemente representativas para que todas las voces confluyan y para que las mayorías se vean reflejadas. Este nuevo sistema democrático en ciernes puede ser más desarrollado que el promovido por los viejos socialistas, con sus pedagogías unidireccionales. El acceso a la información múltiple, a la reflexión puede ser más autogestiva y omnipresente, lo cual no excluye los procesos de conducción, coordinación y aún de centralización, necesarios para darle continuidad al movimiento como ente orgánico y para solucionar algunos de los problemas que impone el enemigo, en un contexto de terrorismo de estado y de reocupación de nuestro país.

A diferencia de los movimientos más recientes, obreros y civiles, la forma en que presentan sus demandas tiene poco de gremial. El empleo y la educación quedan subsumidos en una plataforma general, más parecida por la forma con el pliego reivindicativo de las movilizaciones estudiantiles de 1968, donde la demanda de libertad a los presos políticos, la desaparición de cuerpos policiacos y la derogación de los artículos de la Constitución que servían para tipificar la protesta como delito de disolución social, ocupaban el lugar central. Consiente o instintivamente saben que “sus” demandas no pueden lograrse sin la solución de los problemas nacionales, sin desplazar de la conducción del país a los responsables del desastre. Sus hechos los plantan de frente, dejando de lado falsos abstencionismos, ante la lucha política por el gobierno que se libra actualmente.

El para todos todo y el para nosotros nada del magonismo y del zapatismo histórico y contemporáneo renace, no como convicción doctrinaria, sino como la única posibilidad de remontar la crisis histórica. Es una cuestión de sobrevivencia y de principios éticos, de coherencia. Por ello colocan en el centro al enemigo principal personificado en Peña Nieto. Hacen política y toman partido en la disputa por la nación, por el “partido” de las mayorías a través de una plataforma que recoge, en la medida de sus posibilidades, los reclamos de las mayorías.[13]

A pesar de la cortedad del camino recorrido y de la provisionalidad de sus formulaciones, en el M132 se asoma una concepción de la democracia que articula en un todo la lucha electoral con los procedimientos y concepciones de la democracia participativa y lo que ahora conocemos como poder popular. El control de los representantes, la revocabilidad y la asamblea se conectan con nuevos instrumentos de comunicación e información. Pero no se quedan ahí, el sustrato de estos “procedimientos” esta dado por una fuerte conciencia sobre la justicia social, la soberanía nacional y la necesaria reconstrucción de los equilibrios socioambientales. Una nueva ética parece emerger y aunque aún es parte de la tentación de la primavera, de consolidarse, por el grado de universalidad de muchos de los discursos, tiene la oportunidad de plantear nuevas salidas a las grandes contradicciones que el capitalismo elevó a niveles de antagonismo tal, que amenazan con la destruir la vida en el planeta.

Participar electoralmente, de forma razonada y consiente es su resolución, combinada con el antipeñismo. De ello resulta una consecuencia obvia a la hora de emitir el voto y de pelear por evitar el regreso del partido que representa al viejo régimen. No son apolíticos, ni siquiera apartidistas; en realidad toman partido por las causas más generales y no evaden el bulto al explicitar contra cual opción electoral militan. En una coyuntura donde sólo hay dos candidatos: Peña Nieto y Andrés Manuel, rechazar al primero lleva a votar mayoritariamente por el segundo.

Más que ser antipartido, cuestionan la simulación partidaria, la que convirtió a las organizaciones políticas en instancias despóticas, en agencias de colocación y en amasijo de todos los pragmatismos; sin más principio que el dinero y el estatus, traicionando los ideales de los primeros partidos que fueron hechura de la clase obrera en el S XIX. Los integrantes del M132 rechazan la simulación ideológica de los autonombrados partidos, de sus dirigencias que, dejando de lado los principios que dicen defender, se esfuerzan por representar y ocupar el “centro” político, el disfraz con que se encubre la derecha partidaria, la oligarquía mexicana y el imperio.

Ser M132 es la oportunidad, tal vez excepcional, de sintetizar de forma creativa los dos ámbitos de nuestro ser social, el nacional y el universal. De representar el drama, la catástrofe nacional, que es universal, junto a la voluntad y la determinación ética de no rendirse, de no perecer como pueblo, como especie. De germinar y florecer el M132 puede ser el encuentro con los indignados del mundo, sin pretensión de dar lecciones, pero también sin estar obligados a copiar, a caer prisioneros de modas o desplantes que dejan de lado la coherencia y el sano sentido práctico de los principios éticos y la acción política.

 

La primavera mexicana

La primavera mexicana


[1] Para Emilio Azcárraga Vidaurreta, abuelo de Azcárraga Jean, los medios electrónicos eran un “negocio de putas y cabrones” y para su nieto, Televisa “es una fabrica de sueños” porque “educar no es labor de los medios”. Consultar el libro “Los amos de México” coordinado por Jorge Zepeda Patterson, de editorial Planeta, 2011, México, pp 246-247.

[2] Además de los nexos de Televisa con Peña Nieto y la participación de la televisora en la campaña sucia contra Andrés Manuel en el proceso electoral de 2006 que ha revelado el periódico “The Guardian” el 7 y 8 de junio pasados, existe un trabajo que documenta ampliamente el proceso de promoción, creación y lanzamiento del candidato de la televisión: “Si yo fuera presidente” de Jenaro Villamil, editado por Grijalbo en 2009.

[3] En su libro “México la gran esperanza” editado también por Grijalbo, 2011, Peña Nieto expone ampliamente su proyecto de país donde toma partido por mantenerse bajo la egida de Estados Unidos y presenta su versión de reformas neoliberales: laboral, energética, fiscal, educativa, seguridad y políticas que prácticamente son las mismas que ha dado ha conocer verbalmente, porque no tiene libro, Josefina Vázquez Mota. La candidata ha sido enfática, su objetivo es pasar a la segunda etapa de la ruta abierta por Felipe Calderón.

[4] Sobre el tema hay un debate que incluye a representantes de la izquierda institucional, entre ellos a Obrador y a Cárdenas, que aceptan la existencia de notables avances en lo referente a la democracia electoral reflejados en la alternancia, al igual que la mayoría de políticos y analistas cercanos al panismo y el priísmo. Particularmente, Obrador en 2004, en su libro “Un proyecto alternativo de Nación”, editado por Grijalbo, p. 17, sostiene esa tesis. Sobre las opiniones de Cuauhtémoc Cárdenas debe consultarse su libro “Sobre mis pasos”, publicado por la editora AGUILAR en 2010, pp. 573-577. Sin embargo, luego de las experiencias vividas entre 2000 y 2012, nos parece que el transito a la democracia está pendiente, que no se agota en la “alternancia”. Ni se logra con reformas políticas y sociales menores, que identifican democracia participativa con referéndum, consulta y revocación de mandato, sin reparar en la construcción del poder comunal y la reforma popular del estado, de sus fuerzas armadas y de sus estructuras burocráticas y, sin desarrollar una nueva economía basada en el sector público y social, en detrimento de la hegemonía de las empresas multinacionales. La transición a la democracia, el fin del régimen oligárquico, no podrá realizarse desde las instituciones que una vez el mismo Obrador mandó al diablo.

[5] En Ciudad Juárez el 28 y 29 de junio de 2012 se llevó a cabo la primera Audiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, con la participación de un jurado internacional compuesto por personalidades de reconocida solvencia moral y académica. Ahí se presento un documento que entre otras cosas da cuenta de forma detallada del proceso de “recolonización” que vivimos: “El despojo y depredación de México; Libre comercio y desviación de poder como causas de la violencia estructural, la impunidad y la guerra sucia contra los pueblos de México. Acusación General de la sociedad civil ante el Tribunal Permanente de los Pueblos” Puede consultarse en la siguiente dirección: http://www.tppmexico.org/

[6] Fazio, Carlos. “México ¿Hacia un nuevo Estado de excepción? Julio de 2007, ponencia presentada en el foro de la CNTE: El Educador Popular, Ciudad de México.

Fazio, Carlos. “La territorialidad de la dominación” aparecido en La jornada, en tres artículos a partir del 14 de mayo de 2012.

[7]Jalife-Rahme, Alfredo. “México, ¿Transfrontera de la guerra de cuarta generación? La jornada 25 de junio 2008.

[8] Carrillo Olea, Jorge. “México En Riesgo”; Grijalbo, México 2011, pp. 12-15. Hernández, Anabel. “Los Señores Del Narco”. Grijalbo; México 2010, pp. 473, 475, 476. La jornada. 8 de noviembre 2006, p. 1.

[9] Anabel,Op. cit., pp. 104-116.

[10] En el libro de Jenaro Villamil antes citado existen abundantes ejemplos de su colaboración en el diseño estratégico de la coyuntura electoral. Además las revelaciones hechas por The Guardian confirman de manera contundente está función política.

[11] Sobre estás concepciones destacan los puntos de vista de Andrés Manuel aparecidos en su libro “La mafia que nos robo la presidencia”, editado por Grijalbo, en 2007, en los que expone su interpretación de la resistencia pacífica y justifica el llamado a plantarse en Reforma, luego del fraude electoral de 2006, a modo de catarsis social y para evitar ser rebasad. Para él otro tipo de conducta llevaría a la violencia (paginas50, 52y 60). Es decir, hablar de otras formas de lucha que la Constitución reconoce como legales y pacificas, como la huelga, las caravanas nacionales, es ser violento. En otra parte nos habla de lo que concibe por reglas electorales (paginas 75 y 82-84). Más adelante, en las paginas 96-98, muestra su idea de lo que es el movimiento social y su concepción burocrática de la gestión de lo social desde el gobierno; idea que algunos de sus asesores trabajo ampliamente en el “Nuevo Proyecto de Nación” editado en el año 2011 por Grijalbo. En las páginas 50-56, muestran lo que piensan sobre el poder social y ciudadano, retomando algunas formulaciones de teóricos de poder popular, de las que dejan de lado la hegemonía y la supremacía de lo popular. Ahí nos ilustran, acerca de como el poder social y ciudadano será administrado del el gobierno y toda un gama de ONG, cuyos integrantes son especialistas en definir que deben querer los pobres y sus organizaciones.

[12] Sobre el tema de la oligarquía mexicana, su relación con el estado y los capitales trasnacionales, Alonso Aguilar Monteverde escribió una gran cantidad de libros y artículos. De su extensa producción sobresale “La burguesía, la oligarquía y el estado” publicado por la editorial Nuestro Tiempo en 1974.

[13] Por cuestiones de espacio no incluimos los contenidos del programa inicial del movimiento que consta de 6 paginas y abarca un abanico de propuestas que retoman muchos de los contenidos antineoliberales de los movimientos sociales, aunque rompen con su inercia gremial, porque el tema de la nación, de la lucha por el gobierno pasa a primer plano. Lo que no ocurrió en la Promotora por la Unidad Nacional Contra el Neoliberalismo y el Dialogo Nacional, entre otros frentes.

Download this piece as a PDF
FacebookTwitterGoogle+Share
This entry was posted in International Solidarity. Bookmark the permalink.